Buenas noches, compañeros. Historias de vida en Alcohólicos Anónimos





"Buenas noches, compañeros".
Historias de vida
en Alcohólicos Anónimos
Por Stanley Brandes
Universidad de California, Berkeley


Artículo obtenido de la revista de Antropología social de la Universidad Complutense de Madrid
Revista de Antropología Social2004, 13 113-136                                                                          ISSN: 1131-558





 
Resumen
Este articulo trata del llamado historial -es decir, la historia personal- en un grupo mexicano de Alcohólicos Anónimos. El historial es una especie de confesión en público, una narrativa oral que se considera la base del programa terapeutico del movimiento A.A. El historial se estructura a través de declaraciones predecibles.
Abarca distintos temas que los nuevos miembros (compañeros) aprenden a contar durante un proceso, lento e inconsciente, de socialización dentro del grupo. Entre estos temas se destaca el de las anormalidades en el comportamiento inducidas por el consumo abusivo de alcohol (e.g., la mugre, la violencia, problemas económicos, familiares y sexuales). Los historiales incorporan diversos mecanismos de nivelación y procuran establecer relaciones de igualdad entre compañeros. Apelaciones recurrentes a la igualdad fomentan identidades cohesionadas entre los miembros del grupo. La empatía y la identificación con las experiencias y los sufrimientos de los demás permiten a los compañeros superar los inevitables sentimientos de aislamiento que acompañan al problema de alcoholismo.
SUMARIO
1.Historias de vida en Alcohólicos Anónimos.
2.Referencias bibliográficas
1.Historias de vida en Alcohólicos Anónimos
Está ya comúnmente admitido, al menos desde la época de Sigmund Freud, que en las circunstancias adecuadas hablar de uno mismo puede servir como posible remedio a problemas emocionales. En todo el mundo occidental, incluso más allá de él se da por supuesto que esto resulta saludable para articular los miedos propios, las ansiedades, los odios, los amores y los sueños de futuro. Hablar de semejantes asuntos con un oyente cualificado y comprensivo es adaptarse a la realidad, experimentar cierto alivio, elevar la propia autoestima y empezar a pensar y a actuar de forma productiva y positiva. Hasta cierto punto, la confesión católica romana ha cumplido idéntica función. Ha sido en parte gracias a los beneficios emocionales derivados de la confesión por lo que el catolicismo romano ha prosperado y se ha diseminado por el mundo.
Sin embargo, la Iglesia no es una institución médica. En la medida en que se llega al reconocimiento y a la plena admisión del pecado, uno estaría tentado a pensar que la religión actualmente crea las mismas enfermedades psíquicas que trata de combatir. El psicoanálisis freudiano, en cambio, fue el primer movimiento médico importante en considerar la palabra como base de la terapia. Aún hoy en día continúa siendo la corriente más extendida e influyente en la que la palabra se considera capital para el proceso terapéutico.
Alcohólicos Anónimos (A.A., en adelante) es un grupo de autoayuda –el prototipo de programa seriado en veinte fases- que funciona en gran medida basado en la palabra y en la confesión pública. Sus orígenes pueden hallarse tanto en las intuiciones psicoanalíticas relativas a la capacidad terapéutica de la palabra, como en la ideología y en la práctica religiosa. Más concretamente, A.A. nació como derivación espiritual del Oxford Movement, una congregación evangélica cristiana que no contaba ni con lista de miembros ni con jerarquía estructurada. La idea de Alcohólicos Anónimos, si no la misma organización, data de 1934, cuando Bill W., un corredor de bolsa neoyorquino sumido por entonces en una grave crisis, fue hospitalizado a causa de un severo episodio alcohólico. Un antiguo compañero de bebida, que aunque muy aficionado a ella había logrado enmendarse, tendió una mano a Bill. Le recomendó visitar el Oxford Group, cuyos miembros habían encomendado su suerte a Dios, al que concebían como una especie de fuerza espiritual (Trice y Staudenmeier 1989:17).
El Oxford Group trató de abrazar todas las confesiones religiosas. Abogaron por la restitución personal de los daños cometidos sobre el prójimo, auxiliándolo en la necesidad y absteniéndose de la prosecución de prestigio personal (ibid.). Todos estos principios llegarían a incorporarse con el paso del tiempo a Alcohólicos Anónimos.
La hospitalización de Bill W. culminó en lo que podría denominarse una conversión religiosa. Profundamente afectado por las experiencias de su antiguo camarada, y anhelando alcanzar la sobriedad, Bill W. padeció, según sus propias palabras, "una hondísima depresión, la más funesta" de las que él nunca hubiese conocido (W.W 1945:464). Clamó por auxilio divino en la oscuridad de su habitación en el hospital:"De existir un Dios, ¿se manifestará?" (ibid.). "El resultado fue inmediato, electrizante, imposible de describir", afirma en su autobiografía (W.W. 1949). "El lugar se iluminó de una albura enceguecedora. Sólo podía experimentar el éxtasis… una fuerte brisa sopló, envolviéndome y penetrándome. Acompañado de un violento resplandor, llegó el sublime pensamiento: ‘Eres un hombre libre’" (ibid.).
Afortunadamente para la autoestima de Bill W. su médico le tranquilizó asegurándole que no habían sido alucinaciones. De hecho, el doctor reforzó los aspectos positivosy las dimensiones espirituales de la experiencia sugiriendo a Bill que leyese Varieties of Religious Experience1 de William James; apremió a Bill W. para que utilizase su encuentro con Dios como camino hacia la sobriedad; Bill W. había experimentado una conversión. Incluso un experto (Matthiasson 1987) ha interpretado la de Bill W. como una experiencia chamánica. Comoquiera que se interprete el suceso, Matthiasson (1987:19) probablemente ha acertado en su estimación de que "el restablecimiento de Bill no podría haber sido posible sin su propia experiencia religiosa".
La historia sobre la fundación de Alcohólicos Anónimos la conocemos gracias principalmente a los escritos del propio Bill W. Iniciada en junio de 1935 a raíz de su primer encuentro con el Dr. Bob, un cirujano de Akron, Ohio, la organización medró rápidamente. Sus principios y su filosofía subyacente fueron codificados en un volumen, escrito en gran medida por el propio Bill W. y publicado en 1936, formalmente titulado Alcoholics Anonymous aunque coloquialmente conocido como Big Book. En 1936 las reuniones de A.A. tal y como las conocemos actualmente estaban ya enraizando en Akron (ciudad que, por haber albergado el primer encuentro de A.A., ha adquirido un especial significado espiritual entre sus acólitos). Poco después comenzaron las reuniones en Nueva York (Trice y Staundenmeier 1989:19).
Como queda abocetado en el Big Book, el programa de Alcohólicos Anónimos creció alrededor de dos listas de principios conocidas como las Doce Fases y las Doce Tradiciones. Las Doce Fases, que han de ser serialmente observadas durante el proceso de recuperación del alcohólico, ofrecen la vía para el restablecimiento individual; las Doce Tradiciones representan el funcionamiento ideal de los grupos de A.A. y, en general, de toda la asociación en su conjunto. Significativamente, lasDoce Fases se basan en las etapas postuladas por los Oxford Groups como mediohacia la conversión y el desarrollo espiritual (Matthiasson 1987:18).
Si los cimientos espirituales de Alcohólicos Anónimos se originan en el Oxford Group, su invocación terapéutica de la palabra catártica proviene del psicoanálisis. La actividad central de las reuniones de Alcohólicos Anónimos consiste principal-mente en hablar. Ningún sondeo de alcance mundial sobre A.A. podría revelar variaciones considerables con respecto a la selección de los hablantes, las reglas del discurso y los significados de las presentaciones orales entre el hablante y la audiencia. El formato de la reunión –la autonomía, como lo han llamado los hombres en el Moral Support [Apoyo Moral]- es lo que determina los procedimientos que prevalecen en cada grupo para realizar la alocución. Algunos grupos invitan a participantes, recuperados fuera de su área de influencia, para hablar in extenso sobre sus propias historias personales, seguidas de turnos de preguntas y respuestas. En otros grupos, como el Moral Support, los miembros ocupan alternativamente turnos predeterminados, sin que haya oportunidad para la discusión abierta.
Cada uno de los alcohólicos en proceso de recuperación prefiere un estilo de reunión u otro, y estas preferencias orquestan la decisión de unirse a un grupo particular. O’Reilly (1997:127) describe el margen de variación así: "Ciertos afiliados disfrutan hablando, para otros resulta penoso; hablar puede reportar revelaciones terapéuticas y gratificación personal para algunos; para otros, puede parecer tan sólo una obligación del programa, un deber que ha de ser cumplido sin mayores expectativas. Las trayectorias de los que hablan varían desde una o dos intervenciones hasta un lapso de años jalonado por cientos de comparecencias. No hay normas simples; sin embargo, existe, creo, una idea generalmente aceptada de que a nadie mínimamente sensato le bastaría con hablar de la sobriedad una sola vez". Las observaciones de O’Reilly provienen del nordeste de los Estados Unidos. No obstante, se describen fielmente grupos por todo el mundo, incluido México.
En los grupos mejicanos de A.A., a los cuales he dedicado especial atención, el principal acontecimiento discursivo se llama historial o historia personal. Puesto que el término historial deriva fundamentalmente de las historias de casos clínicos, su uso en A.A. realza el objetivo terapéutico de esta clase de discurso. Para los miembros del Moral Support, nombre con el que he designado a un grupo de A.A. compuesto enteramente por hombres de clase obrera, nada hay terapéuticamente más importante que presentar el propio historial y escuchar el de los demás. El historial se estructura a través de declaraciones predecibles (con carácter protocolario) y el acontecimiento en su conjunto está más o menos predeterminado. En primer lugar, el moderador invita a un miembro del grupo a "subir a la tribuna". El orador seleccionado se levanta de su silla, brinda al moderador un simple "Gracias,Fulano", y ocupa su lugar en la tribuna. Comienza declarando: "Buenas noches, compañeros. Mi nombre es Mengano y soy un enfermo alcohólico". De acuerdo con las directrices mundiales de A.A. y emulando a los fundadores del movimiento, Bill W. Y el Dr. Bob, los oradores sólo mencionan su nombre de pila; esta práctica responde al intento de preservar el anonimato de los participantes.
A semejanza de la mayoría de las reuniones de A.A., los miembros de Moral Support no responden al orador diciendo "Hola, Mengano" después de que éste haya saludado; antes bien, se guarda un silencio expectante. El orador continúa su saludo expresando unas cuantas palabras relativas a la felicidad y al apoyo que le reporta la compañía de todos los presentes. Ellos le han ayudado a permanecer sobrio otras veinticuatro horas, afirma. Uno de los rasgos más característicos de la ideología de A.A., por encima de cualquier otra cosa, es la advertencia de encarar cada nuevo día como un desafío distinto y de apreciar el pequeño triunfo que supone haber permanecido sobrio una jornada más.
Las metas a largo plazo se considera que son contraproducentes y que pueden inducir a la recaída. Al preámbulo protocolario le sigue la historia personal, durante quince minutos, historia que varía, dentro de ciertos márgenes, de un hablante a otro. Cuando suena la campana del reloj de la sala de reuniones, el orador concluye su relato. Sus palabras finales son: "Gracias, compañeros. Les agradezco su tolerancia" o "Gracias, compañeros, por su tolerancia". Por último, se desean "Muchas veinticuatro horas", que viene a significar el deseo protocolario de que "Tengan ustedes muchos días de sobriedad". Tras los aplausos, el orador desciende de la tribuna y regresa a su asiento.
En el Moral Suppor de AA, el orador despliega su historial de actividades y pensamientos personales dentro del marco de las introducciones protocolarias y de los comentarios de clausura. Pensado como acontecimiento discursivo, el historial es en puridad una clase propia. No es una conferencia, pues carece de preparación formal previa y sólo de forma tangencial se propone instruir. Tampoco es una tertulia o una charla, ya que posee un grado mayor de formalidad y estructura que el que normalmente implican estos términos; ni ciertamente una conversación, puesto que no se dan réplicas inmediatas de los oyentes.
No obstante, como veremos, la historia personal parece con frecuencia un episodio de una conversación en curso, dado que el orador a veces trata cuestiones, temas o detalles específicos introducidos por el moderador o presentes en las historias personales planteadas durante la misma sesión.
Además, esta conversación puede dilatarse varias sesiones, incluso semanas, en la medida en que los oradores se refieran a las historias personales pronunciadas por otros compañeros en las reuniones previas.
Los análisis de las narrativas de A.A. en los Estados Unidos se han centrado casi exclusivamente en historias sobre el alcoholismo y su recuperación. Este énfasis temático es enteramente comprensible, dado el objetivo primordial de A.A. de ayudar a los alcohólicos a alcanzar y mantener su estado de sobriedad. Carole Cain interpreta las historias personales como mecanismos de adquisición de la identidad: "en tanto que el miembro de A.A. aprende el modelo de historia propio de A.A., y aprende a situar los acontecimientos y las experiencias de su propia vida dentro de  ese modelo, está aprendiendo a decir y a comprender su vida como una vida propia de A.A., y a sí mismo como un alcohólico de A.A. La historia personal es un vehículo cultural de cara a la adquisición de identidad" (Cain 1991:215). De hecho, hay indicios de que la incapacidad que muestran ciertos miembros de A.A. para identificarse  con otros alcohólicos en fase de recuperación, les impide comprometerse con su propia recuperación; un informante en los Estados Unidos afirma: "Me sentaría ahí y escucharía sus historias… sin que encajase del todo en sus modelos" (citado en Tuchfeld 1981:631). Cain demuestra que cuanto más tiempo haya permanecido una persona en A.A., más se acerca su historia a la narrativa predominante en A.A., con su definición particular de alcoholismo, su énfasis dramático en el hecho de tocar fondo y en espectaculares informes sobre la rehabilitación durante su afiliación a A.A. 
En el Moral Support, la socialización mediada por la narración de historias llega a ser evidente a largo plazo. Por otro lado, parece que el paradigma narrativo de A.A. no es lo que prioritariamente aprenden los recién llegados; por ejemplo, sólo en una ocasión he escuchado a un miembro del grupo mencionar "tocar fondo", un concepto clave –de hecho, el punto de inflexión- en las típicas historias personales [personal stories]. Una historia de vida [life history] coherente, vertebrada por un principio, un nudo y un desenlace, y construida en torno al abuso de alcohol y la subsecuente rehabilitación, es infrecuente en el Moral Support. Si las narraciones cronológicas de este tipo apenas emergen en las entrevistas sobre historias de vida, cuánto menos en las historias personales que uno puede escuchar en las reuniones.
Más bien, pequeños fragmentos de la historia de uno de los miembros, relatados a modo de miríada de episodios inconexos, emergen en el curso de numerosas historias personales. Aunque sea posible para el observador externo aquilatar afinidades en los hilos conductores de las historias personales de ciertos individuos, las relacionescronológicas de las narraciones originales, en gran medida, han desaparecido. Cualquier reconstrucción implica necesariamente saltos imaginativos del lado del análisis. No sorprende, así, que las historias personales paradigmáticas del tipo de las que Cain observó en los Estados Unidos no suelan emerger en el contexto de las reuniones del Moral Support.  Aún así, su tema general –que la identidad puede transformarse a través de las historias personales- está bien traído. En el Moral Support, los recién llegados (llamados "nuevos") pronto interiorizan el formato de la reunión, incluidas las introducciones y clausuras protocolarias de las historias personales; aprenden a incorporar vocabulario clave en sus historias personales, como Poder Superior y "veinticuatro horas". También reciben instrucción –verbalmente a la vez que con ejemplos- sobre los principios del protocolo de reunión, cuando los miembros veteranos usan historias personales para explicar el comportamiento oportuno encima y fuera del estrado.
Lo más notable de este proceso de socialización, no obstante, es la manera en que los iniciados aprenden el arte de hablar en público. Las historias personales en el Moral Support pueden interpretarse como performances. Normalmente requieren a un orador que se exponga y hable durante un cuarto de hora, prácticamente sin interrupción, sobre delicados asuntos de profunda significación emocional. Los hombres del Moral Support no han tenido experiencias familiares, educativas o laborales previas que los preparasen para este tipo de cometido. De hecho, pese a que mi preparación puede considerarse privilegiada a este respecto, al principio también a mí me pareció difícil hablar de uno mismo durante un cuarto de hora ante un grupo de personas más o menos desconocidas. Solamente después de haber intimado un poco más con aquellos hombres, podría yo relajarme lo suficiente como para pronunciar una historia personal auténtica; también precisé tiempo para asimilar las reglas procedimentales y los temas narrativos que predominan en la mayoría de las historias personales. En repetidas ocasiones, he visto cómo los recién llegados subían a la tribuna, comenzaban a hablar y se volvían a sentar después de tan sólo cinco o seis minutos. Poco a poco, durante el lapso de unos meses, adquirían la competencia necesaria para elaborar sus historias y poder, finalmente, extenderse hasta agotar los quince minutos. Los oradores recurrían a una solución relativamente sencilla: la repetición. Tanto dentro de un único historial como en el curso de varios historiales,los oradores tienen la opción de repetirse a sí mismos casi ad infinitum.
Pero esta estrategia, como cualquier otra, necesita ser aprendida. Los iniciados que permanecen en el grupo acaban aprendiendo principios de repetición, así como otras estrategias narrativas. Con el tiempo, sus historias personales acaban por parecer indistintas de las de sus compañeros más experimentados.
En el Moral Support, los "nuevos" invariablemente vacilan al comenzar sus historias personales. El titubeo es de hecho inevitable porque son llamados a la tribuna mucho antes de que hayan aprendido los principios de A.A. e interiorizado las reglas del público. En el nordeste de los Estados Unidos, donde O’Reilly (1997:127) realizó su investigación, "los oradores en A.A. se escogen de entre los afiliados que hayan permanecido sobrios al menos noventa días. A veces, se exige hasta más de un año de continua sobriedad para poder hablar; las costumbres varían según el lugar, e incluso de un grupo a otro en el mismo lugar, pero seis meses es aproximadamente el promedio. El padrino de un neófito puede sugerir –o insistir- en que hable el "pichón", o el propio neófito puede romper a hablar de forma autónoma". Por el contrario, en Moral Support pueden ser instados a hablar en sus primeras dos o tres semanas de reuniones. Yo mismo fui requerido para hablar a la cuarta reunión, en la cual, pese a mi larga experiencia en el aula, encontré no pocas dificultades. Los apocados alcohólicos mejicanos, que nunca antes habían acometido semejante empresa, sienten muchas veces vergüenza cuando de súbito son puestos en el candelero.
Algunos hombres, a la larga, acaban dominando el discurso de las historias personales, pero en otros muchos casos, para quienes ser el centro de atención no se diferencia mucho de la pura tortura, el papel es insoportable.
 Mi impresión es que ciertos iniciados en el Moral Support abandonan el programa a las pocas reuniones por esta misma razón.
Los recién llegados a A.A. necesitan aprender no sólo la construcción de estrategias que sitúen aparte la historia personal como suceso comunicativo; también han de dominar la esencia narrativa de la historia personal. Como muestra Edmund O’Reilly (1997:103-126) en el caso de las narrativas de A.A. en el nordeste de los Estados Unidos, las historias personales poseen cualidades literarias que se manifiestan en una estructura narrativa inconfundible. Normalmente las historias se dividen en tres partes intercaladas entre una salutación y una coda protocolarias:
(1) el estado en el que se encontraba el orador antes de su llegada a A.A.,
 (2) cómo descubrió A.A., y
 (3) las drásticas transformaciones personales como resultado de su adhesión a A.A.

 Esta historia es paradigmática y está basada en la autobiografía publicada del fundador Bill W. Repetida hasta la saciedad en las reuniones de A.A., esta historia paradigmática, en todas sus infinitas variaciones, favorece una idea de la asociación como terapéuticamente eficaz y, en realidad, prácticamente indispensable.
En palabras de Pollner y Stein (1996:211), "los ‘dipsomonólogos’ [‘drunkalogues’] presentes en A.A. invariablemente cuentan una odisea personal más o menos ajustada al modelo ofrecido por el Big Book de ‘lo que éramos, lo que sucedió y lo que somos actualmente’".
En cualquier reunión del Moral Support pueden evidenciarse todos los elementos de la narrativa paradigmática de Alcohólicos Anónimos. Desde mi llegada al grupo, los hombres ofrecieron abundantes testimonios de su comportamiento pasado, del descubrimiento de A.A. y de la subsecuente recuperación. Con mucha insistencia y fervor, los participantes expresaban su gratitud a la organización y a sus compañeros por haberles apoyado a la hora de superar el alcoholismo. Retrospectivamente, caí en la cuenta de que las historias personales paradigmáticas eran referidas probablemente en mi provecho. Tiempo después observé que esas mismas historias preconcebidas emergían cada vez que un nuevo miembro comparecía en una reunión. Los hombres del Moral Support se responsabilizan así de llevar el mensaje. Creen, después de todo, que la mejor forma de proselitismo pasa por la comunicación efectiva de su propia odisea, la que les llevó desde el alcoholismo activo hasta la recuperación definitiva.
 Entre los hombres del nordeste de los Estados Unidos, O’Reilly (ibid:121) halló que "la mayoría de las historias de A.A. se concentran en la descripción de ‘lo que fuimos’", esto es, en el primer segmento de la historia personal paradigmática. Los hombres del Moral Support, por el contrario, parecen conferir mayor énfasis a las circunstancias presentes que a las pasadas. Las historias mejicanas, como dije antes, exigen ser reconstruidas, atar cabos para formar una narración coherente.
Por regla general, los narradores no cuentan su relato en orden cronológico. Dentro de estas historias personales se encastran comparaciones del tipo antes-y-después, a partir de las cuales el investigador puede construir una narrativa. En las historias, el período  previo a la afiliación a Alcohólicos Anónimos representa oscuridad, aflicción y sufrimiento; pese a que el período siguiente pueda no ser perfecto del todo, al menos prefigura razones para el optimismo. La primera parte de la historia refleja una visión del averno, con descripciones impresionistas de una vida fuera de control.
Aunque las circunstancias presentes no parezcan estar a la altura de las más elevadas expectativas, el contraste con el pasado es suficientemente elocuente como para realzar el valor de la adhesión a Alcohólicos Anónimos.
Las historias personales abarcan distintos temas, incluidas las relaciones de pareja,la conducta y el estado de ánimo. Antes que cualquier otra cosa, los hombres ridiculizan su facha durante el período en que fueron alcohólicos activos; sus desordenadas vidas de bebedores se reflejaban en su aspecto horripilante. En las reuniones del Moral Support, como insinué antes, el orador inaugural a menudo imprime el tono para el resto de la sesión. Si introduce un tema de manera eficaz, los oradores siguientes lo retoman y elaboran. En una típica reunión, en 1997, Néstor abrió la sesión describiendo su estado de disipación física antes de unirse a A.A. Esta descripción de su propio estado le condujo al tema del compañero Renaldo,  sentado aquella tarde en la sala. Renaldo, durante sus estupores etílicos, llevaba una melena excesivamente larga y desgreñada; el pelo se llenó de piojos, decía Néstor. Del mismo modo que Néstor, que había tocado el tema, los siguientes cinco oradores también se entregaron a historias de cabelleras aborrascadas y piojosas. "¡Se me ponían los pelos de punta!", ésta es la declaración predilecta para referirse al anterior estado de decrepitud. Refiriendo este tipo de historias personales, los hombres comunican un estado compartido de declive físico durante sus años de alcoholismo activo.
La suciedad, de hecho, aparece como un leitmotif en las historias personales del Moral Support. Emilio rememora sus tiempos mozos, cuando se emborrachaba siendo apenas un veinteañero y se descubría "despatarrado en los bancos, en las calles, a las dos o tres de la madrugada". En aquella época podía empezar el día a las ocho de la mañana o así, bebiendo ya alcohol. "Era un perfecto mugroso", declara. "Cuando... puse en marcha mi propio negocio, traté de ser otra persona, de comprarme la ropa más apropiada para cambiar de imagen, todo aseado y con mis relucientes zapatos blancos. Pero entonces, cuando me poseía el alcohol…"  La voz de Emilio se quebraba en este punto, como si la conclusión de su frase fuese obvia.
La mugre también aparece tematizada en la historia de Renaldo sobre su boda. Vuelve la vista casi cuatro décadas hacia atrás, cuando contaba veintiséis años y se fugó con una muchacha de trece años. "Me la robé" –afirma, empleando el término acostumbrado para referirse al rapto de la novia en la región central de México3. Tres años después, se casaron por lo civil y por lo religioso en sendas ceremonias. Dice Renaldo: "Aunque todo era... bueno, un poco extraño. Porque cuando noscasamos, estaba como estoy ahora [léase, durante la sesión de entrevista], todo encalado, cubierto de cal". Renaldo había estado realizando una pequeña obra de blanqueado justo antes de que llegase para realizar la entrevista. En aquella otra ocasión, según me contaba, "encalado" en más de un sentido, había ido directamente a la ceremonia nupcial desde su trabajo. Su novia estaba en un estado de gravidez ya avanzado y era incapaz, como él dijo, hasta de arrodillarse durante la Misa nupcial, como se hace normalmente. "Y yo estaba todo lleno de cal, estaba encalado", repite Renaldo. "Y así fue como entré en la iglesia. ¿Por qué tuvieron que hacerme fotografías? ¿Para que me vieran así? ¡Caray!
 Eduardo vuelve sobre el mismo tema. La primera vez que llegó a Alcohólicos Anónimos, dice, "estaba prácticamente al borde de la extenuación; estaba mugriento, desaliñado. Me había dejado crecer la barba, no me bañaba, bueno, estaba durmiendo en la calle. A la una o a las dos de la madrugada salía a buscar gaseosa, un poco de agua para rebajar el alcohol que estaba bebiendo. Quiero decir, mi alcoholismo, para mí era lo peor… no le deseo a nadie que caiga en lo que yo caí".
Cuando Renaldo empezó a beber ya no pudo conservar el trabajo, así que su mujer tuvo que salir a trabajar. "Bueno, cuando ella tuvo que salir a trabajar parecía el hombre, ¿entiendes?", comenta Renaldo. "Yo me quedaba en casa, emborrachándome, y… um, ella me dejaba dinero para prepararle la comida a los niños y a veces me lo gastaba. Y, bueno, a partir de entonces no hubo nadie que los bañara, bueno, los niños estaban en un estado lamentable".
 Las palabras más usadas por los hombres para describir su anterior estado físico son meado, cagado, mugroso. Cualquiera que conozca a los mejicanos podrá dar testimonio de cuánto se enorgullecen de mantener un extremo aseo personal. El cuerpo alcohólico, tal y como se describe en las historias personales en A.A., se aparta ostensiblemente de este modelo general. De hecho, las prescripciones higiénicas son tan valoradas en México que los hombres se sienten incómodos cuando llegan a las reuniones en un estado algo desaliñado. De ahí que Arturo, mientras clausuraba una sesión con su historia personal, se disculpase ante el grupo por el aspecto desastrado de su vestimenta. Se excusó alegando que había venido directamente desde el trabajo a la junta y que no había tenido tiempo de arreglarse. Como dijo Mary Douglas (1973:93-112), el orden social imprime coacciones en el cuerpo físico. Excepto cuando no pueda evitarse, como en las situaciones laborales, estar despeinado en México es indicativo de desfachatez; demuestra una desconsideración imperdonable para con la opinión pública. De ahí que Arturo, por tanto, se sintiese obli-gado a disculparse por subir al estrado de esa guisa indecorosa. Para los alcohólicos en recuperación, un cuerpo limpio normalmente refleja un catre limpio y seco.
En las historias del Moral Support, la embriaguez significa más que un mero desaliño físico; también conlleva el caos en el comportamiento. Emilio habla sobre la primera vez que se emborrachó, con quince o dieciséis años, cuando trabajaba en una carnicería en Ciudad de México. Vivía en casa del carnicero; un día el carnicero sacrificó un cerdo para hacer carnitas. Para celebrarlo, la familia compró una botella de tequila. Cuando mataron al marrano, pues, hicieron carnitas, hicieron muchas cosas ahí por medio del marrano. Compraron una botella de tequila y entonces, pues, ahí fue mi primera borrachera en mi vida. Desde luego, no fue tanto lo que yo haya tomado [que a lo que] fuera poco o mucho. Pero yo con eso tuve como para haberme sentido mareado y la señora decía "no, no le den a él. Está muy chico, está muy chico, no, no, no es para que le den"; y [a] uno de sus hijos decía, "no, [le des]dice es nada más como pa’ que no le vaya a dar aire o así tipo como vómito". Eso se le nombra aire4 pero… y entonces yo me sentí, me sentí borracho. Me dijeron: "vete [a] acostar[te] a tu cuarto". Había un cuarto arriba, hasta [al de]arriba se le llamaba cuarto de servicio. Ahí me quedaba yo, pero… pos, lógico, actué como, como si yo hubiera sido, pos, como si estuviera en mi casa con esa confianza de hacerme el chistoso que andaba borracho. Pero lo que se me había dicho en la otra casa, que yo estaba en una casa desconocida, mas no era mi casa, entonces, a mí eso se me había quedado en la mente. Y cuando yo me emborraché en esa segunda casa, pos, este… lógico, pos, me hice el chistoso. Mira el borrachito, y para seguir todavía haciendo más [y]  más chistosadas, me bajé de allá del cuarto con los pantalones, este, al revés, como quien dice, en lugar de poner el pantalón derecho así como está ahorita, sino que los pantalones.. yo le hice adrede, voltearme los pantalones para ponérmelos; esto pa’ bajo y lo de abajo p’arriba, eso es, al revés yo me puse… Yo me hice el chistoso de bajarme allá arriba con los pantalones al revés y andar en el patio haciéndome el chistoso, andar de un lado a otro queriéndome caer…. Ese fue mi primer, mi primera borrachera. En este relato, el adolescente responsable que se mantiene a sí mismo a través de un trabajo honesto, acaba reducido por la bebida al rango de niño hazmerreír. Renaldo, siendo ya adulto, cuando estaba ebrio podía actuar de manera igualmente pueril. Habla de caminar descalzo por la calle, su jersey puesto tan descuidadamente,  arrebujado de tal manera que prácticamente iba desnudo de cintura para arriba. Renaldo refiere este relato en las reuniones del Moral Support.
Los oyentes ríen; pero no lo hacen con una carcajada alegre que emanase de las entrañas, sino que más bien liberan una sonrisa ahogada y nerviosa, una señal de avergonzado reconocimiento. Todos y cada uno de ellos tienen una historia parecida que contar. También cuentan historias sobre la manera en que su adicción afectó a sus roles familiares como hijos, maridos y padres. Simón, con voz suave y parco en la palabra, con las comisuras de sus finos labios perpetuamente fruncidas hacia abajo, recuerda entristecido su infancia.
 Su padre no cejaba en su empeño de ofrecerle alcohol.Llegaron a emborracharse juntos, una escena abominable e inimaginable para casi cualquier mejicano. Como en el caso de Renaldo, cuando la bebida le impidió trabajar fue su mujer la que tuvo que buscar un trabajo fuera del hogar. Renaldo, al cargo ahora de los niños, podría comprar alcohol con el dinero que ella le había dejado para la manutención de los niños, y estos quedarían hambrientos o desatendidos. Ya crecidos los niños, éstos ganándose la vida por sí mismos, Renaldo pudo robarles algunas monedas para alimentar su adicción: "En vez de traer dinero a casa, comencé a robar cosas de la casa. Sí, yo robé. Robé varillas [mercancías menudas];robé radios, um… mi hijo que vive en los Estados Unidos, era técnico de radios. Le traían esas pequeñas cosas, ¿sabes? aquellas radios y televisores, para reparar, y yo se las robaba y después él tenía que pagarlas… Al final le hice quedar mal".

La irresponsabilidad económica es, en realidad, un tema principal en las reuniones del Moral Support. Pedro explica al grupo que, durante el período en el que más empinó el codo, ganaba montones de dinero. Sin embargo, en lugar de ahorrar e invertir, despilfarraba su sueldo de la forma más ostentosa. Habla de cómo hacía trizas billetes de mil pesos ["cuadritos", repetía una y otra vez mientras contaba esta historia al grupo], que enseguida arrojaba al aire para que todos lo viesen. Desde luego que referir este episodio le permitía a Pedro, de una manera socialmente aceptable, hacer ver al grupo que era un hombre de recursos.

Además de las anormalidades en el comportamiento inducido por el consumo abusivode alcohol, los hombres también hablan de las repercusiones en sus estados de ánimo, alterados, ocasionalmente violentos. David dice que la gente de su calle temía encontrarse con él: "Cuando me veían llegar a casa borracho se escondían, sí; es que yo estaba fuera de control. Disfrutaba insultando a la gente y… Dios cuidó de mí y sigue cuidándome porque de no haber sido por la gracia de Dios, los vecinos probablemente me hubiesen matado; por esto doy felizmente gracias a Dios. Estuvieron a punto de matarme por mi comportamiento intolerable –desde luego, sólo mientras estaba borracho–". La violencia durante los períodos de embriaguez no era una mera posibilidad para estos hombres. Ellos hablan de episodios violentos que plagaron sus vidas de alcohólicos activos. Eduardo recuerda la frustración que le sobrevino cuando le abandonó su mujer, llevándose a su hija: "Así que yo estaba tan frustrado que me di a la bebida, al falso bálsamo… y así pasaba el tiempo, ¿entiendes? Y en mis raptos de embriaguez podía agredir a cualquiera. Me propinaron un montón de palizas. Muchas veces yo también propiné unas cuantas somantas, ¿sabes? porque nunca tenía miedo". El sufrimiento de Eduardo durante aquella etapa de su vida, antes de ingresar en A.A., no era solamente físico; a veces se expresaba en un vano deseo por liberarse del alcohol. Dice Emilio: "Yo era una persona, supongo, que no creía, un descreído porque nunca había oído hablar, ni siquiera de pasada, de A.A., o que existiesen tales grupos. Mi actitud era que yo… ummm… bueno, suponía que a mí solamente me quedaba seguir bebiendo, y ya estaba en un estado bastante deplorable. Pero siempre era el hombre que sería mañana, el hombre de mañana que nunca llegaba, el mañana en que dijese: Basta ya de alcoholismo".
Las historias personales en el Moral Support rara vez establecen explícitamente comparaciones del tipo antes-y-después, como ocurre en la historia de vida paradigmática en A.A. Las historias mejicanas, ya lo he dicho, normalmente carecen de seriación cronológica; deben, a partir de la información vertida en el curso de varias sesiones, ser reconstruidas por el oyente. De hecho, las comparaciones explícitas resultan innecesarias porque los confidentes ya están, en realidad, exponiéndose; sus palabras y sus comportamientos están abiertos al escrutinio público. Ahí en la tarima, inmiscuido en un acto interpretativo, el alcohólico en rehabilitación exhibe sus mejoras. Está aseado, compuesto, cabal; su presencia puntual en las reuniones indica un grado de responsabilidad e interés por el bienestar propio y ajeno que hubiese sido imposible durante su vida como bebedor. El contenido de su historia personal, así como el modo de presentarlo, actúan como capítulos definitivos de su personal historia en A.A. El mensaje, por lo tanto, se presenta antes a través de la puesta en escena que de la narración.
El propio acto de narración de historias personales en una reunión de A.A., demuestra implícitamente mejoras abrumadoras en la vida del narrador. A través de esta puesta en escena se puede observar que el cuerpo está recuperado, que el alcohólico ya no está sucio ni despeinado, que cumple con sus obligaciones para con los demás y es capaz de hablar en público con coherencia durante todo un cuarto de hora.
Aún así, dadas las condiciones económicas y sociales de marginalidad en las que viven la mayoría de los hombres del Moral Support, hay muchos aspectos de sus vidas que en realidad no han mejorado significativamente como resultado de su adhesión a A.A; incluso la higiene y el control de su aspecto externo permanecen durante bastante tiempo fuera de su alcance, puesto que no se lo pueden permitir, no al menos como ellos desearían.
Tomemos el caso de David, que se pasó buena parte de su historia personal lamentándose de dos problemas que persistentemente tenía: vivir en una casa sin cuarto de baño (contaba con una letrina en el exterior donde podía asearse con una esponja) y sus continuos padecimientos por los dolores de muelas. La sonrisa de David, ciertamente, estaba mellada en el centro, donde apenas le restaban algunas piezas. Por razones que no pudo explicar, su dentadura hacía tiempo que era inservible. Una nueva dentadura, afirmaba, costaría así como 9000 pesos (en 1996, $1250 dólares americanos). "¿Cuándo podré conseguir una dentadura?", reflexiona David en voz alta, "¡No ganaría 9000 pesos ni siquiera en un año entero!". Sin embargo, pese a estas moliendas, David conservaba su optimismo; terminó su historia con una llamada al entusiasmo, como lo haría el más pintado adalid de la ideología de Alcohólicos Anónimos. El monótono ronroneo de su voz se iba elevando hasta estallar en la última proclama, a grito pelado, "¡estos detalles [léase, baño y dentadura] sólo son cosas materiales! ¡tengo salud! ¡tengo una familia! ¡os tengo a todos vosotros! ¡esto es lo que cuenta, no las cosas materiales!".
Las cosas materiales ocupan, no obstante, bastante tiempo en la mente de estos hombres. La preocupación general por la miseria y la privación se encontraba entre is primeras observaciones de campo. Desde un primer momento, Eduardo lamentaba ue, aunque estuviese aún sin trabajo, al menos no estaba durmiendo en la calle.
Jacinto, que frisa los cuarenta, declaró que le entristecía pensar que de no haber dilapidado tanto dinero en alcohol, él y su mujer dormirían ahora en una habitación separada de las de sus hijos. De acuerdo con la orientación de A.A., Jacinto sostiene ue "no es bueno volver la vista atrás con remordimientos porque lo que uno debe hacer es luchar por un futuro mejor". En las reuniones a las que asistí, Simón se quejaba constantemente del desempleo, David del subempleo, Eduardo de no tener un sitio fijo donde vivir. En las historias personales del grupo, las dificultades económicas emergían casi tantas veces como el alcohol. Algunos de ellos buscaban emplearse; sólo ocasionalmente la búsqueda daba frutos positivos y, cuando lo hacía, el oficio que encontraban era temporal, pobremente remunerado o lleno de promesas incumplidas por parte de los patronos poco honrados.
Algunas de las inquietudes económicas que aparecen en las reuniones apelan a cuestiones que van más allá de las relativas a la mera supervivencia. En un ciclo de historias personales, Emilio se quejaba de tener que ayudar a su hijo adolescente a pagar las letras del coche. El coche de segunda mano que había comprado su hijo
resulto ser robado; así que se vieron obligados a devolverlo a su auténtico propietario, pese a que ellos ya hubiesen pagado por él. A cambio, no recibieron compensación alguna. Para colmo, la familia accedió a que el muchacho se comprase un flamante Volkswagen rojo de paquete. El hijo, que trabaja conduciendo un minibús, es "un buen chico" y "no causa problemas". Por ello, Emilio compasivo, imbuido por un sentido del amor paternal y la responsabilidad, quiso compensarle por la pérdida de aquel primer coche, ayudándole a costear un nuevo vehículo. El propio Emilio no conduce. Es limpiabotas y gana el equivalente de 40 céntimos [de dólar americano] por servicio. Con todo, aún puede administrarse para contribuir a liquidar el crédito. Emilio estaba por entonces muy preocupado debido a una cuota inesperada que pronto vencería. La familia, sin duda, se esforzaba por cumplir con aquella obligación. Unos cuantos días después de que Emilio contase su historia sobre el coche, se acercó a mí y me pidió un préstamo. Retrospectivamente, caigo en la cuenta de que las historias eran su forma de prepararme para aquella cuestación. Aunque yo atendiese de buena gana a su petición, definitivamente lasletras del coche le estaban consumiendo. El Volkswagen, que nunca se utilizaba pormiedo a que sufriese algún desperfecto, desapareció misteriosamente un día de lacochera improvisada por Emilio. Finalmente, fue recobrado.
La mayoría de los hombres del Moral Support viven en alojamientos compartidos y dependen de sus parientes en lo que se refiere al alimento y al albergue. Ellos juzgan que esta situación es indeseable para un hombre, por muy necesaria que sea para su supervivencia. Su añoranza de la residencia independiente, del hogar propio, es otro de los temas predominantes en las historias personales. Genaro, un hombre de media edad que sólo esporádicamente acudía a las reuniones, contaba que se había criado en una casa con sus doce hermanos. Se casó siendo aún muy joven y, por motivos económicos, se vio obligado a instalarse con su esposa en la casa de sus hermanos y de su madre viuda. Parece ser que su hermano mayor, en particular, se empeñó en hacer la vida imposible a los recién casados. La vida en aquel angosto apartamento llegó a ser insoportable para la pareja; éste fue el lugar común de sus historias personales. Un día contó con alivio que él y su esposa habían encontrado una vivienda que podían permitirse pagar por sí mismos. Nunca volví a verlo en las reuniones.
Buena parte de los hombres creen que están solos y que son despreciados, incluso en la compañía de sus parientes próximos. Simón bregó abiertamente en las reuniones con el hecho de que viviese ignorado en la casa de su hijo y de su nuera. Estaba tan distanciado de la pareja que ni siquiera se hablaba con ellos. Desprovisto de trabajo o ingresos regulares, Simón temía que llegase a ser desahuciado por sus parientes y no tuviese a dónde ir; durante el período de trabajo de campo, al menos, siguió viviendo en ese triste hogar.
 También Damián, que se había quedado recientemente viudo, manifestaba parecida inquietud a que sus hijos (y sus respectivos consortes) lo echasen de la casa que todos compartían. Amado, un cincuentón de voz ahogada, clausuró una tarde la reunión con una historia personal particularmente conmovedora. Amado vende sus frutas con un semblante siempre melancólico; parece resignado a un destino funesto. Confesaba al grupo haber bebido copiosamente durante treinta años, desde su infancia hasta bien entrada la adultez. "La vida ha sido triste", decía. Lo peor de todo, continuó, era que sus hijos le parecían unos ingratos.
Uno de ellos le había pedido recientemente que vendiese la casa y repartiese la hacienda. Esta declaración arrancó una sonrisa compasiva entre los compañeros, que pudieron identificarse con el drama de Amado,  siempre desdeñado por sus codiciosos parientes. ¿Por qué me he sacrificado yo?, pregunta Amado. Ni su mujer ni sus hijos habían mostrado el más tímido reconocimiento por todo lo que él había hecho por ellos.
En Moral Support, pronunciar historias personales inspiradas en problemas económicos y familiares, obviamente, proporciona a los hombres cierta sensación de alivio. Afirman que se sienten reconfortados al contar sus historias a los compañeros, ya que comparten los mismos retos vitales y pueden, por tanto, simpatizar en la desdicha. Con todo, no es consejo lo que buscan desde la tarima. Las historias personales se usan antes como medio de aminorar ansiedades que como estrategia para solicitar ayuda. Y eso que en el propio marco de las historias personales a veces tienen lugar conversaciones ilimitadas. Un miembro introduce un tema concreto o narra un episodio de su vida al inicio de la reunión. Los oradores subsiguientes incorporan sus glosas particulares sobre el tema o el incidente, y de este modo airean públicamente sus opiniones y consejos. El resultado es un intercambio privado entre el orador original y uno o más interlocutores, desarrollado en la arena más o menos formal de la reunión.
Consideremos a Eduardo, que dedicó más de un historial a lamentarse de que, por más que lo hubiese intentado, no podía dejar de masturbarse. Se masturbaba, según nos dijo, dos veces al día, por la mañana al despertarse y por la noche justo antes de dormirse. Eduardo, que llevaba hasta entonces varios meses sin compañía femenina, tocó este asunto casualmente, como restándole importancia. De hecho, casi parecía ufanarse de su potencia libidinal. Después de su intervención, Pedro subió a la tarima y, clavando su mirada en Eduardo, le dijo: "En lugar de masturbarte, ¡podías salir y buscarte una chava!". Para los hombres de Moral Support, la compañía siempre es preferible a la soledad. Este principio general alude al sexo tanto como a cualquier otra instancia social.

También mis propias historias personales fueron objeto de comentarios desde la tribuna; y esto resultó ser aleccionador. Una tarde conté la historia de dos encuentros distintos que tuve con sendos taxistas. Generalmente suelo desplazarme en taxi por Ciudad de México. Puesto que en Ciudad de México, según dicen, los taxistas reflejan la opinión popular con cierta fiabilidad, aprovecho cualquier oportunidad para discutir con ellos cuestiones relacionadas con el uso y el abuso de alcohol.
 El primer encuentro me puso en contacto con un taxista muy interesado en informarse sobre mi trabajo, mi casa, mi vida familiar, mi lugar de origen, y así. Después de responder escuetamente, él ahondó en cuestiones más delicadas. "¿Toma usted?", preguntó. Respondí que sí, que bebía, pero con moderación. Le devolví la pregunta y dijo que "bebo muy, muy poco, una vez cada tres o cuatro meses, cuando me invitan a una fiesta o a un encuentro familiar". Esperé unos segundos. Luego añadió, "pero solía beber mucho". Entonces le pregunté si había ido alguna vez a Alcohólicos Anónimos. Respondió que había frecuentado un grupo durante un mes, pero pronto lo abandonó porque sentía que no necesitaba continuar. Por aquel entonces, también el grupo se disolvió. "Pero hay otros grupos", repuso de buen humor; me llevaría a uno, si yo quisiese. Después de haber referido esta historia, Pedro ocupó la tribuna. Siempre raudo para el consejo, Pedro reaccionó apasionadamente a mis comentarios. Este taxista era un embustero, sentenció enfáticamente. La verdad es que este hombre no podía dejar de beber. No mentía intencionadamente, adujo Pedro, sino que se engañaba a sí mismo. La realidad era que él no podía "entrar en la jugada". Se requiere fuerza y coraje para vincularse a un grupo y cumplir el programa, decía Pedro. Ésta es de la única manera que un alcohólico puede esperar recuperarse. "En mi caso", declaró, "he sido leal al grupo al cien por cien. Nada, ni el trabajo, ni la familia, ha interferido jamás en mi compromiso con Moral Support". Pedro no sólo apostilló mi historia, sino que también afirmó el valor terapéutico de Alcohólicos Anónimos. Yo era un recién llegado y, desde el punto de vista de los demás, requería instrucción y ganar confianza en el valor de A.A. También es posible que Pedro tratase de granjearse apoyos para su propuesta de incrementar la cuota. La fervorosa apelación de Pedro a la lealtad hacia el grupo se produjo justo cuando los hombres discutían qué responder a su propuesta. En este contexto, él se mostraría entusiasmado conrecordarles su inquebrantable apoyo, a ellos y a su organización.
Mi historia personal de aquella tarde incluía una segunda anécdota con un taxista. Hablé al grupo acerca de un taxista que me recogió en casa para llevarme al cine una noche. Tras inquirirme sobre mis circunstancias vitales, me diagnosticó como un caso deplorable: sin mujer que me acompañe al cine, ni nadie en casa para cuidarme o a quien contarle los problemas del día. Y ¡vaya vida más aburrida la de profesor!, pontificó el taxista, reducida a preparar las clases, impartirlas y regresar a la soledad de mi hogar. Si seguía con esta vida era porque yo quería, me dijo. Podría encontrar compañía femenina fácilmente. La Universidad está plagada de mujeres disponibles, me puntualizó.
Esta vez fue Gerardo quien glosó mi historia. Esa especie de intercambio que yo había entablado con el taxista daba que pensar, dijo como parte de su historia personal. Aveces la verdad duele, afirmó, y por ello la rechazamos. Pero después la verdad regresa para invadir nuestros pensamientos. "Quizá el taxista estaba en lo cierto", musitó Gerardo. "Quizá haya algo en tu vida que necesites corregir". Esta clase de confrontación es la esencia de la terapia de A.A., prosiguió. Debemos vernos a nosotros mismos a través de los ojos de los demás antes de que reconozcamos los modelos que necesitamos cambiar. Comentarios como los de Pedro y Gerardo, vertidos en el contexto de la reunión, constituyen consejos personales no solicitados, emitidos con la intención de que sean edificantes para el grupo como un todo.
En cualquier reunión las historias personales son proclives a exhibir elementos coloquiales de este tipo. Las opiniones de los oradores están dirigidas a individuos particulares, aunque se expresen como ajustadas a todos los presentes. Ciertamente, el hecho de ofrecer el consejo tan abierta y confidencialmente, puede no ayudar, pero sí causar impacto en todos los oyentes de la sala.
Los grupos de Alcohólicos Anónimos están, en teoría, abiertos a cualquiera. En la práctica, no obstante, también despliegan la segregación táctica por clase que prevalece en toda la sociedad urbana de México. Según los dos indicadores principales, adscripción de clase y género, los hombres de Moral Support se encuentran en circunstancias objetivamente similares. Por esta razón tal vez, es por la que defienden con tanta vehemencia la autonomía de su grupo. Esta igualdad entre los hombres sólo puede alcanzarse y sostenerse observando los principios específicos de organización y actuación que guían las reuniones de Moral Support. Sobre todo, los hombres creen que su procedimiento para la concesión de turnos de intervención garantiza que todos reciban un trato correcto e igualitario. Los hombres se comparan a este respecto con otros grupos que han conocido, en los cuales las reuniones están monopolizadas por unos pocos muy impetuosos, mientras una tímida mayoría permanece al fondo en reverencial silencio.
La igualdad de los hombres se invoca formalmente al inicio de cada sesión, cuando el moderador recuerda al grupo el principio fundamental de afiliación: "El único requisito para ser miembro de A.A. es tener el deseo de dejar de beber". Pedro me informó de otro: "¿Cuál es el salvoconducto que necesité para entrar en A.A.?Bueno, todo el sufrimiento que me causó el alcoholismo, ese fue el salvoconducto para entrar en A.A., en un grupo de A.A". El criterio para afiliarse a A.A. no apunta a nada relacionado con el género, la etnicidad, la religión o el nivel socioeconómico.
Más bien, todos los socios de A.A. son iguales en virtud de su condición de alcohólicos. Con todo, es evidente que existen diferencias entre los hombres del Moral Support, así como entre estos hombres y otros segmentos de la sociedad mejicana. La forja de la igualdad y la afirmación de las similitudes que los unen, son los temas más importantes que emergen en las historias personales. Durante mi primera reunión en el Moral Support, uno de los oradores declaró abiertamente: "Aquí no existen diferencias entre las personas; en A.A. hay blancos, negros y morenos". Eché un vistazo a mi alrededor. Todo el mundo era moreno excepto yo, un gringo. El comentario estaba evidentemente destinado a asegurarme que era bienvenido. En esa misma reunión, Emilio, que hacía aquella tarde de moderador, consignó una última reseña en la que decía que, incluso aunque no fuese más que un "humilde limpiabotas", se atrevía a llamarme "compañero". Este término era, a mi parecer, un poquito prematuro; acababa de irrumpir en escena. Así y todo, al llamarme compañero, Emilio me ubicaba simbólicamente al mismo nivel social que los demás asistentes. También fue su forma de extenderme la bienvenida e incorporarme, si quiera tentativamente, al grupo. Creo, además, que la intención última de Emilio fue sugerir, tanto a los miembros del grupo como a mí mismo, que no era una idea descabellada que pudiese adherirme a Moral Support, pese a las obvias diferencias que mediaban entre los demás y yo.

En las reuniones de Moral Support, los hombres expresan la igualdad tanto por lo que dicen como por lo que no dicen. En The Least Common Denominator [El mínimo común denominador], el clarificador artículo de Colson (1997) sobre las fiestas de cumpleaños en el San Francisco Senior Citizen Center, el autor pone de relieve la presión ejercida sobre los participantes para que ignoren rasgos de personalidad y estatus que pudieran dividir al grupo. La fiesta, un ritual secular en honor de todos los miembros del Center que celebran su cumpleaños el mismo mes, está diseñado para fomentar las afinidades entre los ancianos que participan. La mención pública de cualquier cosa que pudiese obrar separándolos, como una edad, estatus socioeconómico y etnicidad determinados, se suprimen en las fiestas mensuales.
Por la misma razón, en las reuniones de Moral Support los hombres pronuncian historias personales que ignoran multitud de circunstancias potencialmente divisorias. Aunque los hombres cuentan con distintas edades, las historias personales no mencionan edades cronológicas. En su lugar, los hombres celebran abiertamente el número de años que han permanecido sobrios, algo que potencialmente sitúa a todos en pie de igualdad. Por otra parte, los hombres también proceden de orígenes étnicos diferentes. Entre los miembros del grupo figuran un mazahua del Estado de México, un nahua del Estado de San Luis de Potosí, un totonaca del Estado de Veracruz, un mixteca del Estado de Oaxaca, varios zapotecas de Oaxaca, un hijo de inmigrantes italianos y mestizos de diversos estados del centro de México.
A pesar de que todos los hombres hablan español con fluidez, para muchos de ellos fue la indígena su lengua materna. Con todo, ninguna de las historias personales que recogí mencionó en ningún momento la afiliación étnica, una categoría social potencialmente divisiva en México. En las pocas ocasiones en que la etnicidad fue mencionada en los historiales, el asunto pareció ponerse al servicio de un ideal ecuménico. De ahí que, Horacio, un recién llegado a Ciudad de México, hablase de un grupo al que había asistido en Costa Chica, una parte de la costa del Estado de Guerrero que mira al océano Pacífico, en donde "había dos judíos y un budista". Nadie entre los oyentes pareció sorprenderse o impresionarse. Gerardo, probablemente el único de todo el grupo en una situación económica solvente, de vez en cuando habla de su mercería y de su variopinta clientela, "judíos y argentinos incluidos". De nuevo, nadie en la sala pareció sentirse aludido. De la misma manera que se ignoran en las historias personales las diferencias étnicas entre los miembros del grupo, también se silencian en las reuniones sus diferencias con otras religiones y comunidades nacionales. Hay al menos un protestante entre los habituales del Moral Support, pero la mayoría de los hombres no son conscientes de ello; y tampoco parece importarles mucho.
Otra de las formas empleadas para consolidar afinidades consiste en referirse y dirigirse a otro con el término compañero. El moderador siempre llama a los hombres a la tribuna anteponiendo esta designación, como en "Compañero Damián, ¿serías tan amable de subir a la tribuna?". Cuando el orador concluye un historial, el  moderador es posible que le diga, "Gracias, compañero Emilio, por tus animosas palabras". En las mismas historias personales, cualquier referencia del orador a otro miembro del grupo incluye el tratamiento de compañero. El moderador puede llamar la tribuna a alguien que por primera vez asiste a una reunión, en cuyo caso nvariablemente pregunta "¿Eres un invitado o un compañero?". La respuesta "compañero" generalmente indicando afiliación a Alcohólicos Anónimos, más que al rupo específico de Moral Support- inmediatamente lo sitúa en pie de igualdad con os restantes hombres: es asimilable, un asimilado y de ahí que, en gran medida, previsible.

Otro mecanismo de nivelación es la repetición. Cada vez que un miembro sube a a tarima, se presenta diciendo, "Soy Fulano de Tal y soy un enfermo alcohólico". sta simple, pero valiente declaración, siempre pronunciada por los participantes, imbólicamente afirma la igualdad entre todos los miembros. Se deja caer sin el mínimo entimiento de timidez o rubor. Los hombres del Moral Support han hecho uya la creencia general en Alcohólicos Anónimos, a saber, que si se ha sido alcohólico na vez, se es ya para siempre. Los hombres se piensan a sí mismos como alcohólicos vitalicios, incapaces de curación completa. La única diferencia entre ellos y quienes beben, dicen, es que, como miembros de A.A., ellos son alcohólicos en recuperación, mientras que quienes beben descontroladamente son alcohólicos activos. Cuando se unen a A.A., pasan de un estatus a otro. Todos los hombres de Moral Support comparten esta circunstancia, un rasgo definitorio del compañerismo reinante en Alcohólicos Anónimos.

Una tarde, apareció en la reunión un visitante desconocido. Cuando le llamaron a la tribuna, en lugar de presentarse como "un enfermo alcohólico", lo hizo diciendo que era "un alcohólico social". El hombre, que parecía frisar la mitad de la treintena, estaba claramente preocupado por su afición a la bebida y necesitado de confidentes receptivos. Explicó que no bebía hasta el punto de "perder la razón", pero quecada vez que bebía, aparecía sangre desleída en su orina; tan pronto como cesaba de beber, volvía a la normalidad. Aún no se lo había consultado al médico, confesó, debido a lo que él llamó "la típica manía mejicana de ir al médico cuando ya es demasiado tarde para curarse". Pero tenía la intención de visitar a uno pronto. Este hombre no era un compañero. Según los criterios de A.A., no podía considerarse un alcohólico, puesto que no era la pérdida de control con la bebida lo que le hacía padecer, sino un síntoma físico específico, sangre en la orina. Al final de la reunión, el "nuevo" debió reconocer la diferencia que le separaba del resto, porque nunca regresó.
Los hombres de Moral Support creen profundamente el dictum de AlcohólicosAnónimos, por el cual sufren de una enfermedad que les impide controlar su ingesta de alcohol. David, alguna que otra vez, volvió sobre este tema. Al principio pensaba que su alcoholismo era hereditario, que tenía un origen biológico, porque tanto su padre como su abuelo habían sido alcohólicos. Luego pensó que había sido víctima de la brujería. Por último, dio con la verdad: el alcoholismo es "una enfermedad" y sólo con la ayuda de Dios y de sus compañeros de A.A. era de esperar que dejase de beber. "Dicen que los perros no abren sus ojos hasta dos semanas después del nacimiento", evocó, "y yo no los abrí hasta que cumplí los treinta y seis". Ésa era la edad que tenía cuando descubrió A.A.
No es que David no creyese en la brujería, porque sí creía. Nos contó que la mujer de la que se había separado, con quien había convivido durante tantos años, intentó envenenarlo con una sustancia proporcionada por una bruja, que previamente había consultado. Emilio, que también cree en brujas, apuntó en uno de sus historiales que su madre había tratado de curarle el alcoholismo llevándole a una curandera. Ésta diagnosticó que el problema era producto de la brujería; la bruja fue identificada como alguna persona envidiosa de Emilio que procuraba minarle manteniéndolo borracho. Mientras relataba este episodio, Emilio menospreció la idea de que su alcoholismo derivase de la brujería. Confirmó que su problema era "una enfermedad" de la que jamás lograría librarse, ni con la oración, ni con la medicina, ni con cualquier otro falso remedio. Ésta es la circunstancia básica que todos los hombres de Moral Support comparten y con la que se otorgan a sí mismos un sentido de la igualdad.
Apelaciones recurrentes a la igualdad fomentan identidades cohesionadas. Los nuevos miembros continúan asistiendo a las reuniones sólo si son capaces de salvar los sentimientos iniciales de alienación y separación. Para David, el único miembro de Moral Support criado en el Protestantismo, en la lucha se combinan dudas espirituales pasajeras con sentimientos de envidia:
La verdad le digo que, desde un principio, me inculcaron la religión evangélica y yo le platicaba de que yo no creía en Dios. Cuando yo llegué a A.A., definitivamente a mí me daba coraje, por ejemplo, algún compañero que subía a la tribuna y exponía su historial. No, exponía su historial y decía: "no, pues, gracias a Dios tengo trabajo, gracias a Dios estoy bien". En ese tiempo que llevaba, que acababa yo de militar, de ingresar a Doble A, yo estaba bien amolado económicamente, bien hundido de deudas, espiritualmente no se diga, mentalmente bien, bien deshecho. Me daba mucho coraje que decían: "yo estoy bien gracias a Dios, yo tengo trabajo, yo gano bien", y yo bien amolado. Pero no me daba cuenta por qué era la razón de mi alcoholismo, estaba yo en esa situación por causa de mi alcoholismo no era por otra razón porque…si no hubiera bebido yo tanto, tuviera yo un palacio, pero como fui un ser humano tonto, fui una persona tonta que no supe vivir, entonces tuve que atenerme a las consecuencias.
David comenzó a recuperarse de su alcoholismo aceptando a Dios y superando sus sentimientos de envidia. "Todavía no he podido recuperarme económicamente", dijo para terminar, "pero… eso no me preocupa porque es material. Como yo digo, para mí, las cosas materiales ya no me quitan el sueño. Quiero hacer cosas espirituales, quiero sentirme bien conmigo mismo, satisfecho internamente, no preocupado por problemas, y todo eso". Para Eusebio, las reuniones son especialmente conmovedoras cuando los compañeros rememoran sus propias experiencias y sentimientos. Con la historia de Rogelio se emocionó particularmente:

Como es el grupo de nosotros de Doble A no es para ir uno a dormirse. Es para estar al tiro de… pues… con la mente despejada, para escuchar lo que están diciendo los compañeros [en] los historiales. Y yo en realidad, pues, yo, éste, como en mi vida… el compañero Rogelio también batalló, sufrió mucho. Yo entiendo más o menos. Comparaba mi historial con el de él porque también
 él vivía en la calle… él siempre estaba… andábamos juntos en la calle. Yo también en la puncata no traía cigarros, tenía que juntar las colillas de los cigarros para fumármelas. Entonces, todo eso a mí me hace recordar cada vez que sube él y habla de su historial y realmente así es la base de que se va uno curando.
Eusebio ratifica la creencia de que no es solamente contar la propia historia personal, sino también escuchar con atención las de los demás, lo que resulta beneficioso para la recuperación de uno.
La empatía y la identificación con las experiencias y los sufrimientos de los compañeros, permiten a los hombres superar los inevitables sentimientos de aislamiento que acompañan al problema del alcoholismo. Prestando atención a las historias personales, los hombres empiezan a sentir algo mayor que ellos mismos. Esta trascendencia confiere sentido a sus vidas y les motiva para regresar repetidamente a las reuniones. El tema de la igualdad, entreverado en las historias personales, demuestra a los hombres que no están solos. Les permite apreciar aspectos de sí mismos en los demás y, a la vez, percibir la opinión que los otros tienen de ellos. La franqueza respecto al pasado y el compañerismo en el presente son cualidades que quizá les ayuden a mantenerse serenos. Por lo menos, los hombres así lo creen.
FIN

"Buenas noches, compañeros".
Historias de vida
en Alcohólicos Anónimos
Por Stanley Brandes
Universidad de California, Berkeley


Artículo obtenido de la revista de Antropología social de la Universidad Complutense de Madrid
Revista de Antropología Social2004, 13 113-136                                                                          ISSN: 1131-558


Éste es un artículo de investigación publicado por una entidad ajena a Alcohólicos Anónimos y por tanto no ha sido aprobado ni revisado por la Conferencia de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos
 2. Referencias bibliográficas
BRANDES, Stanley
1968 "Tzintzuntzan Wedding: A Study in Cultural Complexity", en Papers of the
Kroeber.Anthropological Society nº 39:30-53
Stanley Brandes "Buenas noches, compañeros". Historias de vida en ...
Revista de Antropología Social
 1991 "Personal Stories: Identity Acquisition and Self-Understanding in Alcoholics
Anonymous", Ethos 19 (2):210-253.
CLARK, Margaret
1959 Health in the Mexican-American Culture, Berkeley, University of California Press.
COLSON, Elizabeth
1977 "The Least Common Denominator", en Secular Ritual (Sally F. Moore and Barbara
G. Myerhoff, eds.), pp. 189-198, Assen/Amsterdam, Van Gorcum.
DIAZ, May N.
1967 "Opposition and Alliance in a Mexican Town", en Peasant Societies: A Reader
(Jack M. Potter, May N. Diaz, and George M. Foster, eds.), pp. 168-174, Boston:

ÚNICO VIDEO CON LOS DOS JUNTOS

A.A. y sus serruchitos

1) Hazlo Facil 2) Lo primero primero 3) Vive y deja vivir. 4) Solo por la Gracia de Dios 5) Piensa, Piensa , Piensa 6) Un día a la vez 7) Déjalo pasar y dejalo a Dios 8) M.S.E..---Mantenlo Simple Estupido 9) Actua como si. 10) Esto también pasará 11) Espera Milagros 12) Yo no puedo, Él Sí puede, Creo que voy a dejarle a El ( Pasos 1,2,3). 13) Si funciona, no lo cambies 14) Guardate de volver atrás 14/ Funciona , si lo trabajas 15) Sigue a los ganadores 16/ Gana con los seguidores 17) La sobriedad es un viaje, no un destino. 18) La Fe sin obras está muerta. 19) Pobre de mi, pobre de mí, ponme otra 20) Si Dios parece lejos, quién se movió? 22) Vive el AHORA.. 21) Se tan entusiasta con AA como lo eras con la bebida 23) Un viaje de mil kilometros empieza con un metro. 24) Entrégalo. 25) A.A.= Actitudes Alteradas 26) No hay nada tan malo , que una copa no lo pueda empeorar 27) Estamos tan enfermos como son nuestros secretos 28) No hay coincidencias en A.A. 29) Se parte de la solución, no del problema 30) Padrinos: Ten uno, usalo, se uno. 31) No puedo manejarlo Dios, hazte cargo 32) Manten una mente abierta. 33) Funciona, realmente funciona ! (pagina 88 del Libro Grande) 34) La disponibilidad es la clave 35) Más te será revelado 36) Intuitivametne lo sabrás 37) Usted se asombrará. 38) No hay ganancia sin dolor 39) Inteéntalo 40) Cuando la cabeza empieza a hincharse tu mente deja de crecer. 41) Házlo sobrio. 42) Let it begin with me. 43) Sólo por hoy. 44) A. A. es una educación sin graduación. 45) Pásalo 46) Está en el libro 47) O lo eres o no lo eres. 48) Antes de decir no puedo, dí lo intentaré. 49) No te vayas antes de que los milagros pasen 50) Algunos de nosotros estamos más enfermos que otros. 51) Todos estamos aqui porque no estamos allí. 52) El alcoholismo da igualdad de oportunidades para destruirse. 53) Practica una actitud de gratitud. 54) El camino a la osobriedad es una simple jornada para gente confundida con una complicacda enfermedad 55) Otro amigo de Bill W. 56) Dios nunca llega arde 57) Que tengas un buen día, aunque por supuesto tengas otro plan 58) Las decisiones no son para siempre 59) Lleva tiempo 60) 90 reuniones en noventa dias 61)No estas solo 62) donde vayas, allí estas 63) No bebas, lee el libro grande y ve a las reuniones 64) Usa el plan de las 24 horas. 65) Haz uso de la terapia del telefono 66) Mantente sobrio por ti 67) Mira las similitudes, mas que las diferencias. 68) Recuerda tu ultima borrachera 69) Recuerda que el alcoholismo es incurable, progresivo y fatal 70) Trata de no poner condiciones a tu sobriedad 71) Cuando todo lo demás falla, sigue las directrices 72) enumera tus bendiciones 73) Comparte tu felicidad 74) Respeta el anonimato de otros. 75) comparte tu dolor 76) Abandona las viejas ideas 77) Trata de reemplazar culpabilidad por gratitud 78) Fuerza de Voluntad = nuestra voluntad de utilizar un Poder Superior. 79) el cambio es un progreso, no un suceso 80) Quitate el algodon de tus oidos y pontelo en la boca. 81) Llama a tu padrino antes, y no despues de tomarte una copa 82) Enfermo y cansado de estar enfermo y cansado 83) Es la primera copa la que te emborracha 84) Para retenerlo tienes que darlo 85) El extremo del hombre es la oportunidad de Dios 86) La tristeza es mirar hacia atrás la preocupación es mirar a su alrededor 87) Nada iguala a un alcoholico hablando con otro 88) Coge lo que puedas usar y deja el resto 89) que tal si....... 90) Si pero.............. 91) Si solamente......... 92) La ayuda esta a solo una llamada de telefono 93) Estas en AA o alrededor de AA? 94) No puedes dar lo que no tienes 95) Una copa es demasido y mil no son suficientes 96) Las medias medidas no nos valieron 97) la fórmula para el fracaso: tratar de complacer a todo el mundo 98) Valor para cambiar 99) Hazlo facil, pero HAZLO 100) Trae el cuerpo y la mente te seguirá 101) Accept your admission. 102) Recuerda cuando ! 104) Nosotros los AA somos gente agasajada 103) El primer paso en la superación de los errores es admitirlos 104) Quédate en la tienda principal, y fuera de la barraca de feria 105) Hay doce pasos en la escalera de la sobriedad 106) El miedo es el cuarto oscuro donde se desarrolla la negatividad. 107) Antes de poner en marcha tu boca, pon tu mente en marcha. 108) Yo quiero lo que quiero cuando lo quiero. 109) No hay una solución química para un problema espiritual. 110) A.A. no es algo a lo que te unes, es una forma de vida. 111) Si pienso, no voy a beber. Si bebo, no puedo pensar. 112) La espiritualidad es la capacidad de distraernos de nosotros mismos. 113) La fe se deletrea a-c-c-i-o-n. 114) dele el desorden de su padrino, lleven el mensaje a la reunión. 115) Lo que recibiste sin coste, dalo sin cargo 116) Humildad es la aceptación de nosotros mismos 117) Tratar de rezar, ya es rezar 118) Cógelo.....dalo....crece en ello 119) La Fe no es creer sin pruebas, sino creer sin reservas. 120) Somos responsables del esfuerzo, no del resultado 121) Este es un programa egoista 122) Yo bebí mucho......muy a menudo ......demasiado tiempo 123) A.A. funcionará si tu quieres que funcione 124) Las mentes son como los paracaidas.....no funcionan si no estan abiertos 125) Lo quie aqui escuches, lo que aqui veas, cuando de aqui salgas, que se quede aquí 126)El alcoholismo es la unica enfermedad qeu te dice que todo esta bien 127) If you turn it over and don't let go of it, you will be upside down. 128) Un reunion de AA es donde los perdedores se jutnan para contar sus ganancias 129) A.A.es una escuela donde todos somos alumnos y todos somos profesores 130) Dios nos enseñó a reír de nuevo, pero por favor Dios, no nos dejes olvidar que una vez lloramos. 131) La serenidad no es estar libre de la tormenta, sino la paz en medio de la tormenta. 132) A.A. no puede resolver todos sus problemas, pero está dispuesto a compartirlos. 133) No es la carga que nos abruma ------ es la manera en que la llevamos.. 134) Principios antepuestos a las personalidades 135) Cuando haces todo lo que hablas solamente aprendes lo que ya sabes. 136) No hay nadie demasiado estúpido para el programa de A.A. , pero muchos son demasiado inteligentes. 137) Todos nosotros tenemos a otro borracho en nosotros, pero no sabemos si tenemos otra recuperación en nosotros. 138) Para ser perdonados, debemos perdonar. 139) Cuando nos entregamos a nuestro Poder Superior, el viaje comienza. 140) La persona con más sobriedad en una reunión es el que consiguió levantarse el primero por la mañana. 141) El conocimiento de las respuestas nunca hizo recaer a nadie --- ha fracasado en la práctica las respuestas conocidas. 142) Los 12 pasos nos dicen como funciona, las doce tradiciones por que funciona 143)Si la Fe sin obras está muerta, entonces la disponibilidad sin accion es fantasia. 144) Cuado una persona trata de controlar su modo de beber ya ha perdido el control. 145) La tarea que tenemos por delante nunca es mas grande que el Poder Superior que tenmos por atras. 146)Siete dias sin una reunion de A.A. hacen una semana.164) No es necesario que le guste,, usted sólo requiere hacerlo. 147) Cuando se revuelca en su auto-compasión, baje de la cruz, necesitamos la madera. 148) En A.A. nosotros no llevamos al alcohólico; llevamos el mensaje. 149) Los resultados están en manos de Dios. 150) No somos seres humanos teniendo experiencias espirituales, somos seres espirituales teniendo experiencias humanas. 151) Recuerde que nada va a suceder hoy que usted y Dios no puedan manejar 152) No te fijes en los que recaen, fijate en los que no recaen...fijate como pasan las dificultades y no caen 153) Es una lástima que no podamos olvidar nuestros problemas del mismo modo que olvidamos nuestras bendiciones. 154) Sé cuidadoso con lo que oras, eres responsable de conseguirlo. 155) El momento de asistir a una reunión es cuando menos te dan ganas de ir. 156) He estado sobrio y he estado borracho. Sobrio es mejor. 157) A.A. es el mayor club de de pago en el mundo. Si usted ha pagado las cuotas, ¿por qué no disfrutar de los beneficios? 158) El primer paso es el único paso que una persona puede trabajar perfectamente. 159) La voluntad de Dios nunca te llevará donde la gracia de Dios no te proteja. 160) El Libro Grande es también su padrino. 161) A.A. nunca abrió las puertas del cielo para dejarme entrar, AA abrió las puertas del infierno para dejarme salir. 162) La única cosa que llevar de este mundo cuando nos vayamos es lo que regalamos.. 163) Algunos de AA son tan exitosos que resultan ser casi tan buenos como ellos solían pensar que eran cuando estaban bebiendo. 164) Las posibilidades y los milagros son una misma cosa. 165) Sal de el asiento del conductor y deja a Dios. 166) Honestidad, mente abierta, disponibilidad 167) Hacer un inventario a otros (cuando se debe hacer el suyo propio). 168) En primer lugar, nos mantuvimos sobrios, porque tenemos que ... entonces nos mantenemos sobrios, porque estamos dispuestos a ... entonces nos mantenemos sobrios porque queremos. 169) Los lemas son la sabiduría escrita en forma abreviada. 170) lo alcohólicos activos no tienen relaciones, toman rehenes. 171) Cada día es un regalo y es por eso que llamamos " presente ". 172) Si encuentras un camino sin obstáculos, es probable que no lleva a ninguna parte. 173) Cada recuperación del alcoholismo comenzó con una hora sobrio. 174) Cada uno de los alcohólicos, sobrios o no, nos enseña valiosas lecciones acerca de nosotros mismos y de la recuperación. 175) Hemos tenido que dejar de jugar a Dios. 176) No compare --- identifiquese 177) No intelectualizar ---- utilizar. 178) regla 62: No te tomes en serio. 179) A.A. tiene una llave para adaptarse a cada tuerca que entra por la puerta. 180) Vivir en el aquí y ahora. 181) ¿Cómo se convierte uno en un veterano? dos condiciones :No beba y no se muera. 182) A.A. echa a perder su forma de beber 183) La fe es nuestro mayor don, su compartir con otros nuestra mayor responsabilidad. 184) En un bar, tenemos compasión ----- mientras duró nuestro dinero. En A.A., tenemos la comprensión a cambio de nada. 185) Mi peor día en la sobriedad es mejor que mi mejor día borracho. 186) El ascensor está roto ------- utilice los pasos. 187) Que empiece conmigo. 188) Cuando todo lo demás falla, las instrucciones están en el Libro Grande. 189) Confía en Dios, limpia la casa, ayuda a los demás. 190) El anonimato es tan importante que es la mitad de nuestro nombre. 191) Si no crecemos, tenemos que irnos. 192) Todo lo que usted necesita para comenzar su propia es un resentimiento y una cafetera. 193) La religión es para los que temen el infierno, la espiritualidad es para aquellos que han estado allí. 194) Intolerancia = desprecio, antes que la investigación. 195) ¿Por qué la recuperación 196) La forma de vida está destinada a ser el pan para el uso diario, no pastel para ocasiones especiales. 197) La cosa más inteligente que un miembro de que puedo decir es, ayuda. 198) Estás exactamente donde se supone que estas. 199) Dios nunca te dará más de lo que puede manejar. 200), lento pero seguro. 201) Una coincidencia es un milagro en el que Dios elige permanecer anonimo. 202) No existe algo así como una mala reunión. 203) Da tiempo al tiempo204) puedo hacer algo por 24 horas que me asombraria si tuviera que mantenerlo de por vida. 204) La lección que tengo que aprender es simplemente que mi control se limita a mi propio comportamiento, mis propias actitudes. 205) A.A. funciona para la gente que cree en Dios. A.A. funciona para la gente que no creen en Dios. A.A. NUNCA funciona para las personas que creen que son Dios. 206) Sólo por hoy trataré de vivir a través de este día solamente, y no frente a mis problemas de la vida completa de una vez. 207) Hay dos días en cada semana sobre los cuales que no tenemos ningún control ---- ayer y el mañana. Hoy en día es el único día que podemos cambiar. 208) No es la experiencia de hoy lo que enloquece a la gente, es el remordimiento de ayer y el miedo a la mañana. 209) Una droga es una droga235) El dolor es la piedra de toque del crecimiento espiritual. 210) Hay un Dios y yo no lo soy. 211) El camino hacia el resentimiento está pavimentado con las expectativas. 212) Hay que ser agradable a los recién llegados un día que puede ser su patrocinador. 213) La otra cara de perdón es el resentimiento. 214) No hay magia en los milagros de recuperación solamente. 215) El miedo es la ausencia de fe. 216) El valor es la fe que ha dicho sus oraciones. 217) La depresión es la ira hacia adentro. 218) No beba, no piense y vaya a las reuniones. 219) A.A. es la última parada en el tren. 220) Una es demasiado, un millar no es suficiente. 221) Para ser de máximo servicio a los demás. 222) Te amamos, hasta que aprendas a amarte a ti mismo. 223) Tratar de ser agradecidos y resentidos, al mismo tiempo, no se puede servir a dos señores. 224) Escriba una lista de gratitud y cuente sus bendiciones. 225) La fe ahuyenta el miedo. 226) Hasta que puedas hacer el tuyo, toma el inventario de los 227)Dolor antes de la sobriedad y dolor 228) Unidad, Recuperación, Servicio 220) Primero Sobriedad, después serenidad. 230) Vive la vida en sus propios términos. 231) Personas que se envuelven en sí mismas hacen un paquete muy pequeño de hecho ... 232) Muerte , lócura, o recuperación, tu elijes 233) Tenemos una oportunidad 234) No somos atropellados por el tren, nos golpea el primer vagón(1ra. copa). 235) Si te preguntas si eres alcoholico, probablemente lo seas 236) Yo no tenía un problema cada vez que bebía, pero cada vez que tenñia un problema bebía.. 237) La locura se define como repetir algo una y otra vez, esperando resultados distintos 238) Estamos sin defensa contra la primera copa, nuestra defensa debe venir de un poder mas grande a nosotros mismo. 239) El recien llegado es alguien con menos de cinco años de sobriedad 240) No trabajes mi programa o tu programa, trabaja EL PROGRAMA 241) Preuntanos como lo hicimos, y despues haz lo que hicimos 242) La Fe sin obras, está muerta

Ver una entrada al azar

ESTE LIBRO ES UN " MUST "

ESTE LIBRO ES UN " MUST "
EL PEQUEÑO LIBRO ROJO

Medalla del Buen Pastor

Medalla del Buen Pastor
Otorgada a Alcóholicos Anónimos

EL OFENSOR NUMERO UNO